HIDDEN
domingo, 20 de septiembre de 2015 @ Waves - Mr. Probz | 1 comments ++
Todos conocemos la moraleja de que no sabes lo que tienes hasta que lo pierdes, como cuando un niño tiene un juguete con el que no juega y cuando se lo quitas se pone a llorar y quiere recuperarlo. A partir de ahí pueden pasar dos cosas, que no se lo devuelvan y lo eche de menos hasta que le compren un juguete igual o mejor al anterior, o que se lo devuelvan y a partir de ese momento juegue todos los días con él.

No soy muy de hacer caso a este tipo de historias con intención de darte una lección, pero realmente cuando te acaba pasando es cuando lo entiendes. No os vengo a contar reflexiones de la vida porque no soy lo suficiente sabia por las pocas experiencias que he vivido y hacerlo parece como si me sumaran 60 años de golpe. Lo típico que puede salir de mí son críticas sobre cosas que me han pasado o cualquier estupidez que se le puede ocurrir a una chica de 17 años y pico que en cuanto se pone a pensar mucho acaba con dolores de cabeza. Si os cuento esto es, obviamente, porque me he dado cuenta de que esa frase en cursiva es lo que mejor puede describir mi situación actual.

Basicamente, todo ha transcurrido alrededor de dos años, durante ese periodo me ha dado tiempo a ignorarle e incluso hasta odiarle por cosas que a día de hoy me parecen absurdas. Si hace un año alguien hubiese venido a describirme cómo sería mi vida hoy, probablemente me hubiera reído durante un buen rato.
Durante este verano estaba demasiado ocupada intentando que se pareciera lo más posible a un mejor verano de mi vida, aunque mis planes no pudieron ajustarse a la desastrosa relación con los amigos, pero aun así intenté hacer cualquier cosa que pudiera ser recordada meses después y suspirar el típico "Ojalá el verano que viene fuese igual de bueno que este". Supongo que no te das cuenta de que lo que has hecho durante ese tiempo ha estado genial hasta que no acaba. Cuando vuelves a escuchar después de unos meses esa canción que oíste por primera vez en verano y se te viene a la cabeza todos los buenos momentos que pasaste. Cuando yo hice eso, me di cuenta de que todas las canciones del verano me recordaban a él.

Puede que añadir la historia del niño y su juguete pueda llevar a pensar que estoy siendo egoísta, pero esa no es la intención. Quiero dejar atrás todas estas gilipolleces que estoy diciendo e ir a lo que quería venir a decir. Cuando me di cuenta de que ya no estaba en el mismo pueblo que yo, ni en la misma provincia, ni en la misma comunidad autónoma, empecé a sentir presión en el pecho y notaba que me ahogaba. Para este tipo de cosas lo mejor es llorar hasta notar alivio, aunque el completo alivio llegaría cuando pudiera volver a sentirle. Tardé demasiado tiempo en darme cuenta de que lo que sentía cuando no estaba con él era la necesidad de estarlo. Cuando por un momento olvidas todo lo ocurre a tu alrededor y sientes tranquilidad dentro de ti. Podía tirarme con él media hora de reloj sin abrir la boca, y sin sentir incomodidad. Ni la peor parte de él podía alterarme, porque cuando tú has sentido algo peor (cuando tú has sido algo peor) esas pequeñas cosas ni las notaba. Era un completo misterio, como un libro cuando lo lees y te es imposible saber cuál es el mensaje que transmite. Comparada con él, yo era un triste libro para niños de 5 años.
Le he odiado, como mucha gente lo ha hecho, pero porque no me molesté en entenderle. Cuando te cansas de leer lo mismo una y otra vez y te hace sentir ignorante. Así es cómo lo describiría si me lo pidiese. Cuando consigues entender el porqué empezaste a leerlo y por qué continuaste hasta el final, te das cuenta de lo que has estado leyendo, de qué trata, y por fin descubres lo increíble que puede llegar a ser. Todo lo que odiabas o ignorabas, cobra sentido y acaba encantándote.

Me he dado cuenta tarde, cuando se iba, pero realmente creo que merece la pena disfrutarlo desde lejos, comentarle a la gente lo maravilloso que es, aunque recomendarlo pueda dar lugar a celos.
Este libro es de carne y hueso, y con solo abrazarme o sentir su aliento puede completarme. Y cuando algo así es realmente tuyo, te hace sentir hasta euforia. Estoy tan enamorada de él que asusta. Quererle como le quiero parece hasta un trabajo pesado para muchos pero que yo soy capaz de hacer sin esfuerzo alguno. Y esto no es obsesión enferma, ni cualquier tontería de novia psicópata, siento tanto aprecio por él que cualquier cosa suya la admiro. Y él solo se ha molestado en ser como es. Sin haber hecho nada fuera de lo común, quiero agradecerle por el mejor verano de mi vida. Por el mejor mes de mi vida, que aunque hayamos pasado la mitad separados, es capaz de alegrarme en un día un mes entero.
Espero haber dejado claro el porqué he acabado considerando a una persona de 7 mil millones como el amor de mi vida. No puedes seguir ocultándote, porque te he encontrado.

oh hello stranger

Irene, española. Nacida el 1 de noviembre de 1997. Estudiante de Ingeniería Multimedia en la UA. {Ireneitor; Irechan; Beyonndbirthday; Eludible} ...más sobre mí

potato chips

You're in my personal blog with too much #SWAG (nope) Don't forget to follow me on my social networks and if you want to appear on links, message me in cbox. | A quién quiero engañar, si todas mis entradas son en español.

thanksgiving
.fourth!Romance is the designer.
Inspiration from Exuvalia and mintypeach. Pixels by Kawaii Box. Edited by me.

train to nowhere
Link | Link | Link | Link | Link | Link

talk it out

tumblr